Hay que compartir…!!! O no…

Hay que compartir…!!! O no…

Hay que compartir…!!! O no…

¿Cuantas veces le has dicho esta frase a tus hijos? Yo muchas, demasiadas, siempre que desde mi mente de adulta lo he considerado necesario y políticamente correcto.
Pues bien, he de decirte que de un tiempo a esta parte, me he revelado contra la obsesión que tenemos padres y educadores con que los niños compartan, a todas horas todo lo que nosotros consideramos que es compartible.

Os explicare algo que sucedió el otro día en el parque con mi hija Claudia. Claudia tiene 3 años y como todos los niños de su edad le ENCANTAN los juguetes ajenos, es indiferente que yo lleve una bolsa repleta de todos los juguete imaginables, ella siempre quiere los juguetes de los demás.

Pues bien, el otro día llegamos al parque y había un niño más o menos de su edad, jugando tranquilamente con su cubo y su pala y de repente mi hija Claudia le coge el cubo, claro el niño sin pensarselo dos veces le estira del cubo y le dice: “es mio”.
Claudia que ya sabe,  que yo no la voy a apoyar en su misión de apoderarse del cubo, mira con ojitos a la mamá del nene que tenía el cubo y PREMIO, consigue que la mamá diga las palabras mágicas “Teo dejale el cubo a la nena HAY QUE COMPARTIR”.

Claudia vuelve en su intento y el niño no cede y asi varias veces y en todas ellas la mamá de Teo, que  me mira de reojo, intenta que su hijo COMPARTA sin éxito.

Yo  contemplo la escena y veo a la mamá de Teo, ya un tanto nerviosa y el pobre nene agobiado. Me acerco a ella y le digo: No tengo móvil ¿me puedes dar el tuyo? Ella me mira perpleja y me dice: “no, lo siento”, y yo le sonrio y le digo: ¿Por qué no?, si hay que compartir.

Pero claro, no es lo mismo compartir de adulto que de niño, pero porque no nos han enseñado que compartir es divertido, gratificante y placentero. Nos han enseñado que compartir es frustrante y supone perder tus cosas.

Enseñemos a nuestros hijos que COMPARTIR, no es desprenderte de tus cosas para dejárselas a otros, por el simple hecho de que es lo que se tiene que hacer.

Hay que enseñar a los pequeños que compartir es: jugar juntos, compartir es algo más que dejar tus cosas. Compartir es hacer tus cosas más divertidas, porque puedes interactuar con otros niños que te pueden aportar otras ideas para jugar con tus cosas. No podemos obligar a los niños ha hacer algo que les resulta frustrante y pretender que lo aprendan y les guste. Porque si nos lo hicieran a nosotros seguramente nos revelaríamos y con razón.

Tienen que aprender a compartir desde la emoción , porque si no es así, el aprendizaje no sirve, porque siempre compartirán por obligación, porque es lo que se debe hacer y lo políticamente correcto, nunca por gusto y la emoción asociada a ese acto será negativa por lo que la evitaremos para no sentirnos mal.

COMPARTIR ES DIVERTIDO SI JUGAMOS JUNTOS .

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR